Ropa Laboral: ¿Cómo elegir un gorro de cocinero?

¿Eres cocinero o estás a punto de convertirte en uno? Seguramente si la respuesta es afirmativa habrás pensado ya en las cosas que necesitas, como el delantal o el gorro.

A veces, por eso, lo más complicado en ropa laboral es saber que gorro escoger, ya que en función de nuestras necesidades o de nuestro entorno laboral tendremos que optar por una opción u otra.

Veamos algunos consejos que os pueden servir:

  1. Todo cocinero debe llevar gorro cuando está trabajando. Es básicamente una cuestión higiénica, aunque también se relaciona bastante con la distinción y el hecho de poder identificar rápidamente quien está al mando en una cocina. Llevar gorro permite neutralizar el sudor de la frente, evitando así que se caiga sobre la comida o los alimentos. Además, también evita que se pueda caer un pelo, cosa muy desagradable y que estamos seguros que a todo el mundo le ha pasado alguna vez.
  1. El tamaño sí importa: en el imaginario colectivo, los cocineros llevan gorros muy altos y muy blancos, aunque luego en la vida real no siempre es así. ¿Necesitamos realmente un gorro alto? Puede llegar a resultar muy incómodo si la cocina es de reducidas dimensiones o techo bajo. Lo mejor es pensar en el uso diario, y en función de esto, decidir.
  1. Material con el que está hecho: se puede optar por varias opciones. Una muy común son los gorros desechables, que tienen la ventaja del usar y tirar. Pero también los hay de tela, que duran mucho más y permite que se puedan lavar cuando sea necesario. Buscad también que sean transpirables: una cocina es un lugar en donde se pasa mucho calor y se suda mucho, y llevar el pelo dentro de un gorro puede resecar mucho la piel y incluso favorecer la pérdida de cabello.
  1. En qué entorno trabajaréis? No es lo mismo estar dentro de una cocina cerrada que cocinar en un restaurante al aire libre los meses de verano. Si este último fuera vuestro caso, buscad un gorro que os pueda proteger bien del sol para no acabar acalorado o enfermo.
  1. También mírate bien la medida (diámetro). No todas las cabezas son iguales: el gorro no debe apretar ni tampoco ir muy flojo, ya que si pasa eso lo más seguro es que se te caiga continuamente y su función principal protectora habrá perdido toda su razón de ser.
  1. Por último, una tendencia estética en ropa laboral es seguir el diseño o los colores corporativos de la empresa o restaurante. Aunque por tradición los gorros de cocina son blancos, si damos un vistazo a los restaurantes de hoy en día veremos que hay tanta variedad como nos imaginemos: gorros de colores, medidas diferentes, estilos, etc. Por ejemplo, son muchos los que optan por ponerse un gorro de cocinero de color negro. También en algunos casos se puede grabar el logo o emblema del local para darle un toque aún más corporativo (y sobre todo si va a juego con el delantal).
Barrio de los Rosales 2017