Le pasó al Deportivo La Coruña

Los triunfadores de 2004 podrían descender a la quinta división.

Los antiguos campeones están al borde de la extinción. Lo ocurrido con el Deportivo de La Coruña «María Pita ilustra perfectamente lo que significa ser coruñés. El 4 de mayo de 1589, su marido -un capitán del ejército- murió defendiendo la ciudad contra la armada inglesa de Francis Drake. No había tiempo para lamentarse, así que se armó con una lanza y se dispuso a luchar. Cuando vio al inglés, lanzó su lanza y lo mató en el acto.
«Quen tena honra, que me siga!» – gritó a los soldados capturados en lengua gallega. «¡Quien aún tenga honra, que me siga!» Las fuerzas de Pita rechazaron a los invasores…

Han pasado 400 años, y el 20 de mayo de 2000 media ciudad (de 245 mil habitantes) se volcó en la plaza de Pita para celebrar el acontecimiento más célebre de los últimos cuatro siglos: el campeonato del Deportivo, que se ha convertido en el noveno equipo en ganar la Liga.

El pequeño club del noroeste de España personificaba el espíritu gallego, pero la euforia no duró: con el paso de los años, la situación económica del Deportivo empeoró y su preocupación ya no era el trofeo, sino la permanencia en la máxima categoría. Pronto, el club estuvo rebotando entre los títulos de la Liga.

En el verano de 2020, las cosas empeoraron aún más: 20 años después del trascendental campeonato, el Deportivo descendió a Segunda B, la tercera división compuesta por 102 equipos. De hecho, no es tanto una liga como un cementerio de clubes.

¿Cómo ha ocurrido esto?

Cuando Augusto César Lendoyro llegó a la presidencia en junio de 1988, el Depor estaba agonizando. Lendoyro -un abogado y político recién llegado que había hecho campeones a los jugadores locales de hockey sobre patines- necesitaba dinero para salvar a los jugadores. Así que pidió al ex centrocampista Manolete, director de un banco, que le concediera una serie de préstamos para pagar a los jugadores y librarse de algunas de sus deudas.

No se detuvo ahí. En 1991, el Deportivo, dirigido por el local Arsenio Iglesias, regresó a la Liga. «Se arriesgaron, pero valió la pena», cree el aficionado y periodista Luis de la Cruz. – De repente, éramos grandes jugadores que hacían cosas que otros ni siquiera podían pensar.

Gracias a los esfuerzos del presidente, el equipo cuenta con un trío estelar formado por Mauro Silva, Bebeto y Donato. Piénsalo, ¡finalistas de la Copa del Mundo en un modesto Deport!

Tres años después de su regreso, el Deportivo se quedó sin el título de liga por un penalti de Miroslav Djukic. Donato, el principal lanzador de penaltis, fue sustituido y Bebeto se negó a tirar. Así pues, el honor recayó en el exagerado defensa, que dio al Barcelona el codiciado trofeo. «No se puede imaginar un escenario peor», resumió De la Cruz.

El Valencia se tomó la revancha en la final de la Copa de España de 1995, pero hasta 1998 no se empezó a hablar del Deportivo con el prefijo «súper». Lo consiguió el técnico vasco Javier Irureta, que había llegado a las finales de la UEFA y de la Copa del Rey con el Athletic. Pero Irureta abrazó inmediatamente la cultura gallega y se sintió como en casa en la ciudad.

En la última jornada de la temporada 1999/2000, el Deportivo luchó por el primer puesto. Esta vez, los millones del presidente habían permitido los refuerzos de Jalminha y Roy Macaay. Sólo había una cosa que hacer: ganar al Espanyol. De lo contrario, el Barça se pondría por delante. Otra vez.

Cuando Donato abrió el marcador, estaba claro que el resultado estaba decidido. La ciudad se convirtió en un frenesí, y los jugadores apenas pudieron mantenerse en pie durante unos días. Como dicen ahora los aficionados, no fue una victoria para el club, sino para la ciudad.

Juan Carlos Valerón ascendió durante el verano y el Deport siguió atormentando a sus rivales. En 2002, demolieron a los Galácticos del Real Madrid y se llevaron la Copa de España. En la Liga de Campeones, han llegado a la final cuatro años seguidos. Nadie olvidará la derrota a domicilio por 4-1 ante el AC Milan, y luego el 4-0.
Por desgracia, ese triunfo fue el último. Al cabo de un año, Irureta había dejado el club y Mauro Silva y Fran habían dejado el fútbol. Jaliminha y Makaai se fueron y sólo quedó Valeron. En 2007, Albert Leake, Diego Tristán, Jorge Andrade, Lionel Scaloni y Víctor habían escapado del barco que se hundía. Fueron sustituidos por los jóvenes Ricky, Filipe Luiz y Andrés Guardado, jugadores con talento pero no preparados para la Eurocopa.

«Las dificultades financieras eran evidentes. El club estaba muriendo lentamente. La gloria parecía eterna, pero en realidad era muy difícil mantener un club exitoso», resume De la Cruz.

El presidente Lendoiro puso la plata de la familia en cada temporada de fútbol europeo, pero sin la Liga de Campeones, el club se vio privado de los beneficios de la televisión. Todos los años el club se quedó sin un millón. Tampoco ayudó que el presidente inscribiera su sueldo de 400.000 euros en los estatutos del club en 1999.

Y así cayó el Deportivo. En 2011 se apagó. En 2013, de nuevo. Dos veces subió más, pero no tenía sentido alegrarse. Finalmente, los acreedores se hicieron con Lendoiro. Es más, el Ministerio de Hacienda español se interesó por él. Las deudas del Depor habían alcanzado la cifra de 160 millones y a Landoiro le correspondía marcharse, lo que hizo en la Nochebuena de 2013.

El informe señaló posteriormente que la mayoría de los problemas habían sido causados por él y su «modelo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.